Entradas etiquetadas como “animales

Imagen

Vaca

HEC_0001 (Copiar)

Anuncios

Imagen

Gato en el Parterre

HEC_0039 (Copiar)


La mejor fe

HEC_0021 (Copiar)

Dijo no a no ser. Dijo sí a creer. Creer en uno mismo, ¿hay mejor fe? Vio en el aire el camino que nadie en tierra le ofreció. Y echó a volar sin más. Con la cabeza alta, las alas desplegadas, un impulso y mucho instinto. Nada que ocultar, humilde y sincero, con el cuerpo expuesto al vacío. Magnífico desafío. Valiente decisión. Y ahora vuela. Y volará hasta que llegue el momento de mirar atrás. Si es que alguna vez quiere mirar. ¿Para qué? El futuro es el destino. Y lo demás, pasado que olvidar. Ya no hay miedo al azul cielo. Ya no hay sombras en su rostro. No hay tropiezos sobrevolando la inmensidad.
Ninguna sensación como ser uno mismo en libertad.


Cigüeña entre tejados

HEC_0036_01 (Copiar)


Su simple ser

HEC_0239 (Copiar)

No es sepia. Juro que el cielo se tiñó así. Hace mucho que no intento disimular mis carencias fotográficas por esos trucos de aficionados que hoy me avergüenzan. Este era el color original del cielo cuando aquella cigüeña voló por encima de nuestras cabezas hasta posarse en su nido. Nido que había construido en lo alto de las ruinas de un acueducto romano. El sol se estaba poniendo y no pude evitar disparar haciendo coincidir al astro rey justo detrás de la cigüeña. Fui cerrando el diafragma para crear el contraluz y acentuar ese cielo dramático, sedoso, vaporoso, casi pintado por un pincel deshilachado. El perfil de la cigüeña, majestuosa e imperturbable, en lo alto. Dominando el paisaje. Captada la escena, consciente de que “servirá”, continué mi camino, buscando otro objetivo al que capturarle el vuelo, el aterrizaje o su simple ser.


Descanso

HEC_0144 (Copiar)


Hasta doler

HEC_0017_01 (Copiar)

Para ti lo más hermoso era amanecer junto a sus ojos iluminando el mundo. Pero los pájaros no pueden ser enjaulados, porque ellos son del cielo, ellos son del aire. Y su amor es demasiado grande para coartarlo. Y volaste alrededor de la luna con ella. Le pediste que nunca se fuera. Y ella respondió: “Mi amor siempre estará cuidándote.” Y la dejaste volar, y tus ojos lloraron hasta doler. Pero sólo tú sabías que así tenía que ser. Así tenía que ser.

Cuidándote. Bebe.