Novedades de La Retina

El “Efecto oreja” (2ª Parte). “La oreja de Van Gogh”

Hace más de dos años (¿ya?) esta “Retina de cristal” asistió al concierto de “La oreja de Van Gogh” en Aranjuez. Como no podía ser de otra manera, compartí aquella noche con todos vosotros. La sorpresa fue que el propio grupo español publicó en su muro de “Facebook” un vínculo de mi blog. El resultado fueron más de quinientas visitas en un solo día (ochocientas en veinticuatro horas), más de diez veces la media de este rincón virtual. Entonces escribí que era consciente de que el mérito no era mío, sino que la expectación que suscita el propio grupo hizo que la avalancha de visitas me abrumara (aunque he de deshacerme de la falsa modestia para pensar que las fotos tenían la calidad suficiente como para agradar a los músicos donostiarras -acostumbrados a lidiar con profesionales de todos los ámbitos- y publicar el enlace de mis fotos en su página oficial).

Sea como sea esta mañana me levanto como cada día demasiado pronto, tras cansarme de dar vueltas en la cama (por otros motivos). Tras desayunar mientra va amaneciendo, comprobar el correo y ponerme más o menos al día de lo que los periodistas quieren hacer pasar por noticias, entro al “taller” de mi blog para preparar otra entrada. Pero el gráfico de visitas (que aparece automáticamente en una barra superior) me llama la atención por sus extrañas formas. Cuando entro a ver qué pasa, sorpresa: ayer este blog (gracias a la entrada de “La oreja de Van Gogh en Alcorcón“) registró 1.608 visitas. Esta vez no ha habido vínculo desde la página oficial de “La oreja de van Gogh” (que calificaron el recital como “conciertazo épico”); han sido los propios aficionados los que han buscado y compartido mi blog entre ellos hasta lograr este registro. Hermanos de habla hispana de Chile, Argentina, Ecuador, Colombia, Puerto Rico, México, Perú y Paraguay, además de Estados Unidos, Francia y Brasil, se han pasado por esta humilde morada virtual.

No me obsesionan las visitas; es absurdo cuando normalmente sólo registro unas cincuenta al día. No gano dinero con este blog y, después de cuatro años compartiendo mis fotos públicamente, sé que ya no voy ser un reconocido profesional. Pero uno no puede sentir vergüenza al intuir un extraño cosquilleo al saber que cientos de personas han visto mis fotografías. Eso sí que me hace ilusión: compartir mi afición y que guste. La extraña relación entre la obra de un autor y su público se extiende a casi todas las manifestaciones del arte: ¿es mejor un disco por ser número uno en ventas? En absoluto. ¿Y un libro? Quizá menos todavía. Pero ¿es automáticamente una obra mala por convertirse en un “best seller”? Tampoco. ¿Es mejor un concierto en un estadio abarrotado que otro en una pequeña sala de jazz? Ni de coña. A mí no me obsesionan las visitas de mi blog, ni mido mi placer al hacer fotos y escribir por ellas. Pero esto tampoco tendría sentido si no hubiera nadie “al otro lado”. Sé que pasado mañana volveré a tener cincuenta visitas al día, algo más que paupérrimo en comparación con otros blogs, pero suficiente para mí. Y mientras me siga gustando mi trabajo, seguiré adelante. Mientras siga teniendo a mi pequeño grupo de seguidores y suscriptores, mientras mis amigos me sigan escribiendo sobre alguna entrada que he publicado, sentiré que hay alguien a quien le importan mis pequeñas tonterías, y merecerá la pena.

Porque al fin y al cabo, seamos francos, una fotografía no existe sin nadie que la mire.

Anuncios

Fin del camino

“Se acabaron las palabras. Se rompieron los espejos desangrando la verdad. Algo se quebró dentro de mi y no hay vuelta atrás. Yo me iré. En el último minuto todo puede suceder. Decir adiós antes de que se aproxime el final. Yo me iré. Hoy palpita extraño mi corazón. Y decir adiós antes de que se aproxime…”

Es hora de cerrar los ojos. ¿Para siempre?


En 2012, seguid disparando vuestra imaginación

Hasta el año que viene…


Los números de 2010

WordPress.com ha analizado el desempeño de este blog en 2010 y pondera su “salud” por visitas y número de entradas, concluyendo:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: ¡Vaya!

Números crujientes

Imagen destacada

Un Boeing 747-400 transporta hasta 416 pasajeros. Este blog fue visto más de 4.600 veces en 2010. Eso son alrededor de 11 Boeings 747-400. Y eso que empezamos a publicar en marzo de 2010.

En 2010, publicamos 91 entradas nuevas. Subimos 621 imágenes. Eso son alrededor de 2 imágenes por día.

Nuestro día más visitado del año fue el 30 de mayo con 530 visitas. La entrada más popular de ese día fue La Oreja de Van Gogh.

Entradas de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

La Oreja de Van Gogh mayo, 2010
20 comentários

2

El “Efecto Oreja” (La Oreja de Van Gogh, 2ª parte) mayo, 2010
4 comentários

3

El Burro de Osborne abril, 2010
4 comentários

4

Tembleque, un pueblo enamorado de su plaza abril, 2010
4 comentários

5

Copa de agua abril, 2010

2011 es otro mundo por explorar

En 2011 seguiremos descubriendo lugares, abriendo caminos e inventándonos un mundo nuevo cada día. Y sólo con el poder de las imágenes y las palabras. ¿Nos acompañas? Recuerda que puedes suscribirte gratuitamente (mira en el menú de la derecha) y así recibirás cómodamente un mensaje puntual con cada entrada publicada. Para que no te pierdas nada de lo que ve mi retina de cristal. Porque aún queda mucho por ver.


Un mundo en un espejo

Cada destello del sol, cada sol de cada día envuelto en un nuevo color, cada color de cada flor, cada flor regalando su sombra, cada sombra estampada en el suelo, cada suelo pisado por cada  niño jugando al atardecer, cada atardecer coloreando nubes aterciopeladas… Cada montaña levantándose como gigantes inexpugnables, cada lluvia empapando el vacío de las calles, cada calle cayendo al fondo de la ciudad, cada ciudad llena de vida… Todas las vidas, todas las sorpresas, todos los detalles que mis ojos puedan percibir… Todo el mundo que veo sólo es posible gracias al cristal de mi cámara. Porque cada cámara esconde un pequeño espejo donde se refleja el mundo para quedar atrapado para siempre. Porque ese reflejo se estampana en un pequeño sensor convertido en una retina artificial, una pequeña retina que uso como mi propio ojo. Una pequeña retina de cristal que colma la creatividad e imaginación que mi torpeza es incapaz de aplacar.

Has llegado a un pequeño universo que gira sobre su propio eje, aunque esté torcido. Es un blog nuevo, pero nacido de las cenizas de una pequeña experiencia que llamé “Lo que ven mis ojos” y que, durante dos años, me permitió expresarme siempre con imágenes, muchas veces con prosa, algunas con verso y ocasionalmente con música. Pero según pasaban los meses, lo que veían mis ojos era tan grande que el universo se quedó pequeño, desordenado y algo infantil. Necesitaba madurar. El nuevo bautismo era necesario para buscar su propia identidad (descubrí que otros fotógrafos también habían elegido el mismo título…), y tras muchas opciones, ésta me pareció la mejor (no preguntéis cuáles eran las opciones descartadas, seguro que os parecerían mejores).

El cambio a WordPress me permite muchas filigranas que antes eran utopía, aunque la principal razón era poder mostrar las fotografías a un formato mayor. Y es que ahora, además de tener una plantilla más grande, si pincháis en cada imagen se ampliará. Además, nos libraremos de la ya insostenible y abusiva publicidad de La Coctelera.

Así pues, LA RETINA DE CRISTAL ve hoy la luz de su primer día de existencia pública, pero tiene años de experiencia en “otra vida”. Seguiremos viajando para descubrir esos pequeños rincones del mundo tan acogedores. Volaremos, nadaremos, correremos y subiremos montañas. Jugaremos con ríos saltarines y reposaremos junto a lagunas mansas. Descubriremos los pequeños detalles de la vida y recorreremos valles verdes, ciudades nocturnas, pueblos de chimeneas y leña, bosques solitarios, caminos olvidados y mil lugares más.  Habrá novedades (os invito a pasearos por los diversos menús), pero seguiremos fieles a nuestros principios básicos: espontaneidad, sinceridad, veto total a Photoshop y agradecimiento para todas las retinas humanas que deseen pasarse por aquí. Ojalá os guste el viaje.

UNA PEQUEÑA PARTE DE LO QUE YA HA VISTO MI RETINA DE CRISTAL…

AÚN QUEDA MUCHO POR DESCUBRIR

– B I E N V E N I D O S –