Siempre debería ser otoño en Aranjuez

HEC_0174_01 (Copiar)

HEC_0182 (Copiar)

Está ronco el paisaje. No, no lo está. Está marchito. No, no lo está. Está triste. No, no lo está. Brilla aun con las nubes que vienen y van. Palpita aun con el frío de la soledad. Porque no todo es primavera, ni siquiera verano. Porque no sólo en vacaciones uno puede disfrutar de un lugar. El privilegio es pasear sin salir de casa. Y disponer de estos paisajes, de estos colores, de estos ramajes… Tan lejos de los lugares que salen en las guías. Porque estas tierras no son jardines, no son palacios, no son ni siquiera pueblo. Son los sotos y las huertas históricas de Aranjuez, un tesoro ignorado que algunos pocos preservan y disfrutan a partes iguales. Como nosotros esta fría mañana de noviembre, pisando sus hojas, admirando sus colores, degustando sus olores. Olores a campo y tierra, a río y vida, a humo de leña. No está ronco el paisaje, ni mudo ni sordo. Late con más fuerza que nunca. Porque siempre debería ser otoño en el Real Sitio de Aranjuez.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.