Las entrañas de la bestia

HEC_0101 (Copiar)

Observen esta escalera. Obsérvenla bien. Las manchas del estuco de las pareces y el techo parecen escamas. Formas curvas, nunca rectas. Como la piel de un animal recubriendo sus órganos vitales. Miren la base de la barandilla. Esas placas de madera, todas diferentes. ¿No son las vértebras de un animal? Sí, lo son: una columna vertebral en toda regla. Ustedes no lo pueden comprobar, pero el pasamano se adapta a la perfección a la garra humana e invita a adentrarse en esa boca abierta. Fíjense bien en ese padre acompañando a su hijo. Parecen las presas de la bestia, una extraña bestia que los engulle sin que se den cuenta. ¿Jonás? Quién sabe. El animal está todavía vivo. Y su espíritu, también: Gaudí no ha muerto. Yo también seré engullido. Pero tranquilos: mi cámara me acompaña.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.