La ética no está reñida con la ortografía

HEC_0012 (Copiar)

Es una pena que una frase interesante quede eclipsada por semejante falta ortográfica. Hay quien tiene algo interesante que decir, pero ya sea por prisas, por despiste, por falta de atención o por pura ignorancia lo expresa incorrectamente. Y entonces el interés suscitado ante una idea llega a dañar los ojos. Porque sin duda muchas crisis tienen más de ética que de economía. Pero habrá (y no “habrán”) crisis hasta que lo entendamos. Algo parecido le pasó al músico Carlos Goñi cuando en su genial disco “Sur” cantó: “Sé que ya no ‘habrán’ más mañanas.” Es el mismo error: confundir el sustantivo pospuesto al verbo ‘haber’ como si fuese el sujeto, cuando en realidad estamos ante una frase impersonal (“Habrá mañanas” se convertiría en “Las habrá”). Escribir el verbo ‘haber’ en tercera persona del plural es un fallo bastante evidente, pues estas frases carecen de sujeto (crisis y mañanas son complementos directos), por lo que la concordancia en plural no afecta al verbo ‘haber’. Así pues, tuvo que escribirse: “Habrá crisis hasta que haya ética” y “Sé que ya no habrá más mañanas”. Ni ‘crisis’ ni ‘mañana’ son sujetos de sus respectivas frases, pero sí son protagonistas del presente de nuestra sociedad, que busca reglas en el mercado más justas, igualitarias, solidarias y sociales. Y, mientras buscamos esas alternativas, habrá faltas de ortografía hasta que entendamos la importancia de cuidar nuestro lenguaje, que es con el que expresamos nuestras protestas, propuestas y soluciones.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.