[MIL PALABRAS] Campañas y vilipendios

Me hace mucha gracia ese texto que circula por internet que asegura abogar por una campaña para mejorar la ortografía, y nos explica las diferencias entre haber y a ver, o entre iba e IVA, o entre haya y halla. Me hace gracia cómo se comparte como si fuera la panacea a la pésima situación actual que sufre nuestra malograda ortografía. Me hace gracia porque se trata de un texto lleno de errores gramaticales, donde se usa pésimamente la puntuación e incluso se emplea una palabra (click) que no existe en nuestro diccionario (sí aparece clic). ¡Qué contradicción para una campaña por una mejor ortografía!
Una buena campaña por una mejor ortografía no es compartir un texto que sólo aspira a saciar a ególatras, sino leer libros y quitarnos de encima la soberbia que nos impide acudir al diccionario. Lo peor de todo no es que uno pueda cometer algún error gramatical, que es normal, sino que se vean a diario en los más serios y profesionales medios de comunicación, fruto del trabajo de universitarios ciertamente bien preparados pero, por lo visto, con muy poco respeto por su propio oficio, tan bonito y a la vez tan vilipendiado. Muchos de ellos intentan mejorar, aprender, corregir y avanzar. ¡Bravo por ellos! Pero otros, sencillamente, parece que se empeñan en negar al diccionario, e inventan su propio lenguaje como si tuvieran autoridad para ello. Como muchos expertos ya se atreven a enunciar, rompiendo un tabú que hasta ahora parecía férreo, estudiar un oficio no implica estar preparado para ejercerlo. El talento y la motivación no se compran en las aulas.
Una buena campaña por una mejor ortografía es pensar, cuando nos encontremos con cierto término del que dudemos, si somos capaces de definirlo con nuestras propias palabras. Si no es así, lo mejor es acudir a la RAE. Quizá nos llevemos una sorpresa. Esa sí es una buena campaña por una buena ortografía. Lo demás es pedantería. Que, por cierto, no es lo mismo que prepotencia. Una pista: http://www.rae.es

Anuncios

Los comentarios están cerrados.