Hércules y Anteo

398711_01 (Copiar)

398712_01 (Copiar)

Luchan los gigantes sobre su pedestal de mármol. Luchan Hércules y Anteo. Luchan y tiembla la tierra. Gibraltar (Calpe) y Ceuta (Avila) son dos recias columnas que Hércules plantó al abrir el estrecho de Cádiz, como antaño se conocía al de Gibraltar antes de ser rebautizado por los árabes, el conocido como el fin del mundo. Anteo ha vencido ya a otros gigantes, pues siempre que caía abatido por sus rivales, recobraba las fuerzas al tocar la tierra, su madre, Gea. Hércules se percata de la situación y le levanta en el aire al tiempo que lo estrangula por la cintura. El grito de Anteo provoca terremotos. Alza su brazo en señal de dolor y rabia, mientras poco a poco va perdiendo fuerzas, vida, aliento. Y su madre, lejos de sus pies, no puede hacer nada por él. Así fue cómo Hércules venció a Anteo.

Así fue cómo lo vio mi cámara de 1946.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.