Archivo para diciembre, 2014

Atardecer en Santillana

HEC_0065 (Copiar)


Mi perfecto pretérito imperfecto

HEC_0047 (Copiar)

Quizá el pretérito imperfecto sería perfecto si no fuera pretérito.


Entre las nubes

HEC_0030 (Copiar)

Tantas vidas tan distintas, y todas con un mundo tan dispar.
Tantos miedos, tantas curvas sin señalizar.

Y a las tres me rindo en silencio.
¡Y al sonar las cuatro sé que todo lo puedo!
Peajes a pagar, por echar de menos un lugar,
donde no he estado jamás.

Y vuelta a empezar a derribar paredes,
a no pisar más charcos, a construir más puentes.
A respirar más fuerte, a buscar el sol entre las nubes.

Aprenderé a nadar
contra la corriente de nuevo.
El río no me llevará.

Me falta espacio para las heridas.
El tiempo es la mejor saliva.
Hay miedo a resbalar otra vez,
y no saber cómo ponerme en pie.

Y vuelta a empezar a quererte como eres
A levantar los hombros y a andar como se debe.
A respirar más fuerte, a buscar el sol…
…entre las nubes…

Entre las nubes. Carlos Goñi (Revólver), 2014. 2015

Nos vemos en Babilonia.

HEC_0029 (Copiar)


Escarcha

HEC_0002 (Copiar)


Amanece

HEC_0009 (Copiar)


Aproximación a una escena

HEC_0037 (Copiar)

Hace algunas fechas hablaba con mi amigo Luis García Centurión sobre el hastío que aveces aborda al fotógrafo que tiene que ver los mismos paisajes a diario. Ese hastío por ver los mismos rincones le hace a veces abandonar una salida de campo al creer que no descubrirá nada nuevo que fotografiar. Craso error. Juntos acertamos a decir que es la visión del fotógrafo la que le tiene que percatarse de aquello que antes no veía, y que hay que aprovechar las múltiples posibilidades de lo que tiene delante. En muchas ocasiones, “encontrar” una fotografía no es sencillo, y casi siempre requiere de paciencia y tiempo para verla, descubrirla, captarla y hacerla nuestra. Pero está. Un juego de luces, una iluminación diferente, los colores de la estación, una superposición de motivos… Hay miles de posibilidades en cada rincón, pero hay que saber desechar las inútiles y valorar las escondidas. En la escena superior nos llama la atención la iluminación del sol en una mañana fría. Me encantó cómo el sol incidía directamente en el banco de metal, haciéndolo brillar en un bosque en el se mezclan los verdes de los árboles de hoja perenne con los marrones del otoño. Nos vamos aproximando a la escena, descartando y encuadrando meticulosamente, buscando el motivo, la composición, la forma final. Y de camino nos vamos encontrando con distintas escenas y tomas, que iremos descartando o apreciando según nos guste. Al final nos damos cuenta de que un rincón por el que hemos pasado miles de veces y que creíamos vacío, con la iluminación adecuada y un poco de observación, nos ha regalado cuatro tomas de las que sentirnos orgullosos. Como curiosidad, disparé quince tomas durante seis minutos de sesión improvisada, de las que me quedo con estas cuatro instantáneas. Como siempre en este humilde blog, no hay ningún retoque con ningún programa de edición de imágenes ni filtros (ni físicos ni virtuales). Sólo se corrigió, como antaño se hacía en el laboratorio, el contraste, el brillo y la saturación de colores.

HEC_0034 (Copiar)

HEC_0032 (Copiar) (2)

HEC_0026 (Copiar)


Imagen

Paseo con niebla

HEC_0036 (Copiar)