Selección artificial

HEC_0070 (Copiar)

El hombre quiere escapar. Abandonar su condición, sus impotencias, despegar. Olvidarse de sus limitaciones. El hombre quiere dejar de ser hombre, aunque se ponga un casco por si acaso. Sus pies despegan y pierde el equilibrio varias veces, hasta que consigue mantenerse por sí mismo conjugando habilidad y aprendizaje. Siente la altura desde una perspectiva que normalmente se le prohíbe. Y paradójicamente se siente más vivo que nunca. Como si no le bastara la tierra que ha colonizado y destruido en muchas ocasiones. Quiere dominar todos los elementos a base de tecnología y constancia. El hombre se levanta sobre el mar y archiva todas esas nuevas sensaciones en su cerebro, sabiendo que no le serán nunca útiles y que formarán parte sólo de un recuerdo veraniego que, quizá, nunca repetirá. Él lo ha visto con las cámaras subjetivas de sus ojos, mientras otros sólo le contemplamos desde la orilla, pensando si somos víctimas de la más cruel selección artificial del siglo XXI. Y si, quizá por ello mismo, deberíamos sentirnos orgullosos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.