Once años a tu lado

DSC_0092-BN (Copy)

 Ese día llegó. Brillaba el sol sobre nuestras lagunas. Porque siempre serán nuestras lagunas: el lugar donde todos los errores de mi vida cobraron sentido, pues me llevaron a tu lado. Desde la Cenagosa hasta Navalcaballo. Cada rincón de Ruidera estaba de nuestro lado. Porque ella quiso unirnos como se unieron eternamente la piedra y el agua para crear el lugar más maravilloso imaginado por cualquier poeta solitario. La Cueva Morenilla reflejó la Luna y su silueta quedó impresa para siempre en nuestros labios. Sobre la Laguna Colgada bailaron garzas para festejar nuestro triunfo. La Laguna Batana fue escudera de la Santo Amor, cómo no, playa de nuestros sueños, antes de que la Salvadora hiciera honor a su nombre para proteger nuestras promesas que nadie, nunca jamás, conocerá. Mientras, la Lengua lanzaba al aire sus mágicos destellos turquesa, rebotando por entre sus blancas paredes verticales, fuertes y firmes, como nuestros primeros pasos sobre su lecho. La San Pedro será siempre laguna y canción al mismo tiempo: en la que Goñi decía aquello de “Y si el destino quisiera hacer con los dos un lazo, me agarré a su cintura y haré un nudo con mis brazos.” Y de la Laguna Blanca haremos el lienzo que nos queda por pintar, a veces lleno de borrones, muchas más de besos y abrazos. Pero siempre siendo fieles a nuestro primer beso…

…del que hoy se cumplen once años.

Te quiero, Pequeña.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.