Ha vuelto el necio

HEC_0139bn (Copy)

Ya ha vuelto el necio. Ha vuelto; y con él, las necedades. Ha vuelto el necio rebuznando estupideces. Ha vuelto; y con él, el pestilente aliento de sus mentiras. Dice tópicos el necio, y alguno se los ríe cómplice. Y es que el necio tiene la extraña y dudosa virtud de destapar a otros necios (¿O de engañar a ingenuos?, dudo). Y los necios se juntan a decir necedades. Y ríen y hablan alto, imponiendo sus fanfarronerías, que es como ríen y hablan los malnacidos acomplejados. Porque ya ha vuelto el necio y huye la razón echando pestes. Ha vuelto el necio imponiendo su opinión, tan autoritaria y altanera como de escaso valor. Ha vuelto el necio y vomita sus imbecilidades, su prepotencia, su racismo, sus palabras cargadas de mierda, su machismo. Ha vuelto defecando toda su falacia, creyéndose adalid de la verdad. Y muestra esta ridícula sonrisa de ridículo cerdo que camina a dos patas. Muestra su asquerosa sonrisa porque sabe que nadie le callará la boca, pues es más grande que su diminuto cerebro de simio vestido de calle. Y porque en el fondo es agotador e inútil darle caviar a un gorrino. Él preferirá seguir revolcándose en la propia mierda de su propias palabras .
Así que ha vuelto el necio diciendo necedades. Pero ignora que todos se ríen de él a sus espaldas, que hablamos de su incompetencia, su chulería, su mala educación, su estirado cuello, la inutilidad de su existencia, su incapacidad de razonamiento, el despilfarro que supone quien mucho pide y nunca nada ofrece. Ahí va el necio, y deja a su paso un campo yermo, ruinas y desamparo, que es lo que dejan los estúpidos egoístas que sólo piensan en sí mismos. Tierras baldías en las que el necio tendrá que cultivar sus propios frutos, siempre secos, siempre envenenados. Y morirá de viejo y odio, de muerte artificial, de sed irracional, de engaño y abandono.

Porque el necio, al fin y al cabo, también es el mayor de los ignorantes.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.