Color en el café

HEC_0041 (Copy)

Hasta un momento de descanso puede deparar en una fotografía. Habíamos dado un amplio paseo por Toledo y paramos a tomar un café a media tarde. El nombre del establecimiento (“Ñaca ñaca”) casi nos echa para atrás, pero teníamos ganas de sentarnos un rato y nos fiamos de la buena apariencia exterior del establecimiento. Una pareja sentada junto a la ventana jugaba con sus móviles, riendo cómplices. Un grupo de personas mayores hablaba a voces algo más allá. Nosotros nos sentamos en una pequeña mesa junto a la barra. El llamativo gres con el que estaba azulejado el mostrador daba color al ambiente. Las gafas de sol de mi compañera sobre la mesa, a un lado para respetar la regla de los tercios, e intuición para disparar sin mirar por el visor (pues la cámara también estaba apoyada en la mesa, lejos de mi cara) dieron este resultado. Y es que, aunque casi siempre prefiero el blanco y negro, algunas imágenes precisan de su color original para que se haga el protagonista. Pues todo depende del cristal con que se mira.

Y de su gama cromática.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.