Casco histórico

HEC_0029 (Copy)

Han aparecido grietas, sus pequeñas buhardillas están prácticamente destruidas y el vetusto bar que instalaron ha cerrado. La fachada se está deshaciendo y los cascotes dejan ver los ladrillos originales, aquellos que un día fueron la envidia de los escasos habitantes de un Real Sitio y Villa de Aranjuez en construcción que hoy es una ciudad desmemoriada en muchos aspectos. Los dueños están obligados a conservar la estética del casco histórico, pero pocas ayudas se conceden para su rehabilitación. Es como maquillar a un enfermo crónico sin suministrarle medicinas. Por eso hoy muchos edificios centenarios, privados y públicos, se caen a pedazos. Es más fácil declarar su ruina, echarlos abajo y vender los solares que preocuparse en conservarlos originales.
Hay poco jaleo a estas horas. Cae el frío del invierno al suelo y se convierte en escarcha. Yo apoyo la cámara en una farola y la convierto en mi trípode improvisado para poder aumentar el tiempo de exposición. Pruebo varios encuadres, ángulos y tiempos. Espero a que pase un coche para que sus luces se conviertan en estelas e iluminen la parte más oscura del encuadre: el asfalto del cruce.

Esta noche compruebo que la Villa está bien lejos del Real Sitio.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.