Mesita de madera

HEC_0043 (Copy)

Los días de lluvia no deben impedirnos salir a la calle o al campo a hacer fotografías. Pero si no tenemos ganas de echarnos la cámara al hombro y salir a pasear, en casa también podemos encontrar buenos temas e instantáneas. Ya hemos visto en otras entradas cómo objetos cotidianos cobran una dimensión especial si sabemos jugar con la iluminación, el tiempo de exposición y encuadres originales (Silla de mimbre, La complejidad de lo sencillo). Este es otro ejemplo: una pequeña mesita de te árabe que descansa en el salón de mi casa. Colocada para que la luz natural ilumine una de sus caras y deje a oscuras su aledaña, nos muestra los pequeños y magníficos detalles artesanales de su madera. A través de ciertas ventanitas vemos la pared que hay detrás que, al ser de tonos anaranjados, tenía el tono perfecto para servir de telón de fondo sin resaltar demasiado. Si hubiera sido blanca o de cualquier otro color, habría fastiadiado la toma con un protagonismo cromático indeseado. No fue el caso, y esa tarde pude saciar mi sed fotográfica sin tener ni que calzarme.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.