Archivo para diciembre, 2013

Imagen

Asomado

HEC_0016 (Copy)

Anuncios

Imagen

¿Bailamos?

HEC_0053 (Copy)


Imagen

Pavo al sol

HEC_0027 (Copy)


La utilidad de lo inútil

HEC_0150 (Copy)

“Existen saberes que son fines por sí mismos y que -precisamente por su naturaleza gratuita y desinteresada, alejada de todo vínculo práctico y comercial- pueden ejercer un papel fundamental en el cultivo del espíritu y en el desarrollo civil y cultural de la humanidad. En este sentido, considero útil todo aquello que nos ayuda a ser mejores.” *

Para todos los que hacéis de vuestra forma de ser un arte útil, deseo que vuestras metas se conviertan en puntos de partida.

* “La utilidad de lo inútil”, Nuccio Ordine, 2013. Uno de los regalos que me han dejado hoy en el árbol.


Hojas negras sobre el río

HEC_0173 (Copy)

Están flotando hojas negras sobre el río. Fluyen muerte y vida por la corriente marchita. Nada puede detener la fuerza de una cascada. Son lágrimas de la tierra desgarrada. De la tierra desprendida. De la tierra maltratada. Están flotando hojas negras apresadas en remolinos de agua. Se quedan quietas, dan vueltas, bailan. Y tú tan lejos que ya no te recuerdo. Y tú tan cerca que ya te echo de menos. Y tú tan ralo como un vestigio lejano. Pero siguen flotando hojas negras sobre el río. Me anuncian la llegada del invierno frío. Me traen el sabor amargo de lo vivido. Quizá juegue a zambullirme sin reparos. Quizá quiera sólo mojarme las manos. Pero nadie sacará nunca las hojas negras que flotan sobre el río. Porque nadie puede ver su baile.

Sólo yo cuando las miro.


Senna estrena el invierno

HEC_0107 (Copy)

Tardes de sofá y manta.


Demasiado alto

HEC_0280 (Copy)

Luego están los que buscan altura, aunque sea aplastando. Qué más da. Lo importante es estar arriba, por encima, superiores, altivos, prepotentes, siempre pisoteando al prójimo. Un prójimo del que no valoran nada. No les importan sus sentimientos, sus pensamientos, sus éxitos, sus hazañas. Lo único que quieren de ellos son sus nucas dobladas, sus cuellos estirados, sus cabezas alzadas para que les miren desde las bajuras. Otrora eran dioses o deidades, héroes o mitos, alegorías o reyes los que se alzaban sobre pedestales. Hércules lucha con la Hidra para ser inmortal, para divinizar la figura del líder supremo al que todos admiran. Hoy nosotros mismos construimos nuestros fatuos monumentos. Ornamentos artificiales para ocultar nuestras naturales carencias, nuestros abundantes defectos, nuestras humanas debilidades. Y sentirnos siempre arriba. Pero a veces queremos estarlo tanto que sólo nos llegan nuestras propias voces. Queremos estar tan arriba que esa misma altura nos deja ocultos detrás de las ramas y nadie nos ve desde abajo.

Y si un día caemos nadie recogerá nuestros pedazos.