Subir bajando (o bajar subiendo)

HEC_0037-2 (Copy)

Llega un momento en el que uno no sabe si va subiendo o bajando. Si ese camino que parece empinado es en realidad cuesta abajo. Si las escaleras por las que descendemos realmente nos llevan arriba. Las perspectivas son extrañas, confusas, engañosas. Y al final nos damos cuenta de que estamos dando vueltas en círculos. Últimamente necesito centrarlo todo con mi cámara: buscar un eje y situar en él el mundo. Esta escalinata centenaria no me lo permitía. Así que giré la cámara los grados suficientes para que la arista central fuera completamente vertical. Inmediatamente el resto de la escalera pareció alinearse, proporcionarse, equilibrarse: se abrieron en abanico los peldaños y se formó una U central en la parte superior casi perfecta. Y entonces la misma escalera subía y bajaba al mismo tiempo. Si alguien apareciera por la izquierda, descendería la inclinada escalinata y, según fuera recorriéndola hacia la derecha, ascendería sin dejar de bajar peldaños. Al menos, desde mi inclinada perspectiva. Y pienso cuántas personas juegan con nosotros a subir mientras parece que descienden. Cuántos parecen que van cuando en realidad vienen. Cuántos dicen que se van, pero en realidad se quedan. Así que he decidido inclinar mi perspectiva a ver si encaja algo.

Y al final me doy cuenta de que lo que necesito es una aspirina para el mareo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.