Cacera

HEC_00410001 (Copy)

Mientras le enseñaba mi pueblo y sus famosos jardines a un amigo, le dije: “Ahora la cacera está seca”. Pese a que no me hizo ningún comentario, me di cuenta por su gesto de que seguramente desconocía esa palabra. Y así era, porque el uso del término cacera es infrecuente en general, pero en estas tierras abundan tanto que forma parte de nuestro vocabulario normal. Aranjuez creó un sistema peculiar que saciara sus numerosos árboles y jardines a base de acequias, terrenos inundables y las ya mencionadas caceras, que no son más que pequeñas acequias que pueden ser de ladrillo (como la de la imagen en el Jardín del Príncipe) o simplemente surcos de tierra en el suelo por donde discurre el agua de jardín a jardín, recorriendo grandes distancias, regando terrenos mediante un elaborado sistema de compuertas. Decía Antonio Covaleda en su “Guía de Aranjuez” de 1958 (cuyo ejemplar he podido conseguir recientemente por módico precio): “Otra característica del Aranjuez actual es su actividad, en verano, de los deportes acuáticos. Con una personalidad casi de puerto de mar -milagro del Tajo-, la mayoría de los habitantes del antiguo Sitio conocen y practican el deporte de la natación.” Efectivamente, hasta no hace muchas fechas, los ribereños éramos famosos en los alrededores por nuestras habilidades acuáticas gracias a la proximidad de un Río Tajo limpio, caudaloso y protagonista en numerosos rincones de nuestro pueblo. Pero pasaron los años, llegaron trasvases, pantanos, industrias… Y el Tajo que nos dio de beber y nos enseñó a nadar se convirtió sólo en la cloaca de la región. Y hoy es un cadáver que va camino de Toledo dejando una gran mancha marrón a su paso. Cada año se prohíbe el baño por contaminación en las playas de ribera en las que pasamos plácidas tardes chapoteando, en las caceras donde nos remojábamos, en las acequias donde jugábamos… Y Aranjuez dejó de ser un poco Aranjuez, porque sin su Tajo pierde parte de su encanto.

Y se convierte sólo en una cacera seca, sin sentido, sin alma, sin razón de ser.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.