Diferentes

HEC_00520001 (Copy)

Se abre el bosque para hacerle hueco a este extraño ejemplar. Ha sido podado. Quizá demasiado. No entiendo de botánica. Pero desde luego, esta escultura natural de madera que se alza majestuosa me para los pies. La enmarco entre sus compañeros. No es fácil, y tras varios ángulos poco convincentes, me pongo de cuclillas. Pasa una fondista entrenando y se agacha para no molestarme. Me llama la atención nuestras respectivas vestimentas: ella, acalorada por el ejercicio físico, va más bien ligera de ropa y sudando. Yo, friolero hasta el extremo, voy con mi abrigo hasta la nariz y tiritando. Diferentes. Como este árbol desnudo y sus compañeros frondosos. Me levanto y se me encasquilla la rodilla mala mientras la fondista demuestra su destreza a lo lejos, veloz, ligera, hábil. Miro la fotografía que acabo de realizar: la silueta a contraluz de este esqueleto viviente. Me doy cuenta de que no hace falta pasarla a blando y negro. De hecho, esta imagen es en color. Así de oscura ha sido esta tarde otoñal. Así de pálida. Así termina octubre.

Pero sonrío.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.