Horizontes de recuerdos

_DSC0204_4 (Copy)

Aquella tarde de niebla y sol nos regaló una estampa peculiar: varios horizontes superpuestos vertidos sobre el mar de cerros en lo alto de la Miererilla. Composición vertical, contraste alto, encuadre bajo… Un solo disparo. Han pasado más de cinco años y aún recuerdo aquella tarde de invierno. Los caminos, los romeros, las carrascas, los tomillos, el olor a hierbabuena, a la última lluvia caída, a silencio, a campo dormido, el sosiego de la ausencia de las “gentes de tan mala guisa” del estío, que decía un buen amigo al padecer en propias carnes el destrozo del  turismo tras el llamado período vacacional, en el que todo vale, nada importa, todo se tolera. Muy distinto al otoño, al invierno, cuando reina la paz, la calma, el respeto. Aún recuerdo, decía, aquel paseo tranquilo de buenas vistas y mejor compañía. Supongo que uno se va haciendo mayor (o mejor dicho, se da cuenta de ello) cuando desordena la cronología de sus propios recuerdos. Pero, sobre todo, uno es consciente de su edad cuando va dejando sobre la tierra adioses desprevenidos. Y al regresar años después a esa misma tierra los va pisando con pusilánime silencio, y revive los momentos vividos sin honda tristeza, sin anhelo de compasión, sin ni siquiera nostalgia, sino con aceptación. Tantos horizontes diferentes superponiéndose a una existencia que parecía simple, segura, inamovible, como los cerros de la Miererilla, pero que se va transformando a cada paso, adaptándose al camino, a cada bache, a cada charco, a cada pérdida… Otro horizonte más. Otro recuerdo para una película cuyo guión ya he olvidado. Me voy quedando sin sitio en la cabeza para almacenarlo todo. Porque todo cambia, todo se transforma, todo muta, todo sigue su curso. Y llegará el momento en que nosotros mismos seamos también sólo un recuerdo desordenado en la cabeza sobreexplotada de alguien.

Porque, quizá, lo único que nunca cambia de lo que vivimos es la falsa imagen impresa de una vieja fotografía.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.