Un jarro de agua fría

HEC_0029 (Copy)

 La Comunidad de Madrid destina en 2013 para Educación 605 millones de euros menos que hace cuatro años. La caída del gasto ha afectado a todas las etapas educativas.

 La consejera de Educación, Lucía Figar, confesó en marzo que en el curso 2012- 2013 había 3.500 profesores menos que antes de la crisis. Ello provocó la eliminación del 10% de los desdobles de lengua y el 17% en matemáticas, el 38% de las horas de tutoría, el 50% de las de biblioteca y el 78% de las actividades extraescolares y complementarias y de dos tercios de las aulas de enlace para alumnos extranjeros. El recorte se ha consolidado este año: sólo en Primaria, este curso se elimina un centenar de plazas de docente.

 Madrid es, con datos oficiales, la comunidad que más empleos públicos ha destruido en Sanidad y Educación. La Consejería ya no repone las bajas de docentes hasta pasados 15 días, lo que hace que los alumnos se queden sin profesor durante semanas y obliga al resto de la plantilla a hacerse cargo de más grupos.

 La precariedad alcanza a los enfermeros, técnicos, fisioterapeutas, educadores e integradores sociales escolares. Educación no renovará a los que sumen más de 24 meses continuados trabajando para la Administración con contratos por obra y servicio para evitar tener que ofrecerles un puesto fijo o fijo-discontinuo.

 Las becas generales de libros y comedor fueron eliminadas el curso pasado.

 Gran parte de la sanidad madrileña (seis hospitales) está en proceso de privatización. 

 117.000 empleos se han perdido en Madrid en el último año. La mitad de los parados de larga duración tiene más de 45 años. Los nuevos contratos son contratos sin derechos, a media jornada y con importantes recortes salariales y sociales. El sector industrial (históricamente clave en la economía de millones de familias madrileñas) se abandona paulatinamente. 

 Los presupuestos del área de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid se han reducido este año en 23 millones de euros (un 20,4% menos que en 2012). El año anterior el recorte fue de 12,3 millones de euros. Esto se ha traducido en salas de conciertos sin música, cines y teatros cerrados, librerías históricas clausuradas…

Madrid 2020 tenía el presupuesto más bajo de las candidatas. Y aun así quedaban por gastar 1.660 millones de euros más. Sólo la candidatura de Madrid 2020 ha costado un total de 25 millones de euros (11 de ellos públicos). El 100% de esos millones es hoy ya puro despilfarro, pues no ha redundado en nada.

¿Para quién ha sido un jarro de agua fría?

Información elaborada con datos de 20 Minutos. La información, El país, Economía digital, Expansión, El mundo, La vanguardia y El boletín. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.