Licor

HEC_0093 (Copy)

“Licor, sólo sirves para confundir.
Es mentira que pueda olvidar
si disuelvo mi sangre en ti.”

El Maestro promete otra tormenta violenta y salvaje. Una tormenta eléctrica, muy eléctrica, esta vez. Habrá viejos y nuevos temas. Habrá conciertos y discos. Habrá ese sabor a vino viejo que va madurando y gana cuerpo, consistencia y es, si cabe, cada día más sincero y apetitoso. Y como anticipo, este “Licor”. Este licor que me ha llegado de repente. No lo esperaba. Es dulce y amargo al mismo tiempo. “Agitas con vicio mi boca y mis piernas.” Se ha pegado en mi interior. Me taladra la cabeza una y otra vez. En casa, en el trabajo, caminando por la calle… Juraría que incluso en sueños. No hay nada innovador ni extraño; y eso es lo mejor: la simplicidad del rock bien expresado, bien interpretado, bien compuesto y genialmente producido. Sin artificios. Con desnudez. El placer de quien crea algo por simple placer. Veintisiete años después está listo para beberse.

Hoy me emborracharé de música.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.