Devorado por la niebla

Sólo mi amigo Carlos podía musicalizar lo que ven mis ojos y lo que siente mi corazón.

Mil gracias.

Anuncios

Una respuesta

  1. Pingback: DEVORADO POR LA NIEBLA, treinta minutos de inspiración « Reflexiones sosegadas