Lo que vivimos en Sevilla

El pegajoso calor del verano. Las tapitas en la calle. Esquivar ramitas de romero melosas. “Las Columnas”. El salmorejo y los chorizos a la sidra en Triana. Los restos de la Expo y el “Petitt Suisse”. Los partidos de voleibol y pimpón. Las tranquilas noches con relinchos. Esa luna inmensa sobre el Guadalquivir. Mis estúpidas bromas. Las olas y la tranquilidad de Punta Umbría (ya: era Huelva). Confesiones inconfesables a la luz del alcohol. Risas y humor bajo el sol. Nuestras debilidades, miedos y preocupaciones recorriendo Sierpes. Las tortitas de camarones. Ver la ciudad con ojo crítico. Ver el río con ojo escéptico. Mi último “mojito”. Las barcas en la Plaza de España. La cerveza “Duff”. Mis tímidas clases de fotografía improvisada (porque me da palo hablar demasiado). Lo que imperdonablemente ahora me olvido (pero siempre recordaré).

Buen viaje.

Hasta siempre, “sevilla.”

Anuncios

Los comentarios están cerrados.