Intimidado, solo y traicionado

Justo después de que un policía nacional me increpara que dejara de grabar (en la vía pública), me apartase de la gente y me pidiera mis datos personales, nunca en mi vida me había sentido tan solo y traicionado como anoche, simplemente por defender la libertad (de todos).

Hoy es un buen día para dejar de creer en muchas cosas y en mucha gente.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.