Siguiendo el rumbo

En muchas ocasiones cuesta ver las señales que indican el camino. Avanzamos a tientas creyendo estar perdidos. Y, sin darnos cuenta, vamos en la dirección correcta. Porque a veces el instinto vale más que la lógica.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.