Al-laqqat

Cada vez que alicatamos un cuarto de baño quizá desconocemos porqué poner azulejos en una pared se denomina así. En realidad estamos cometiendo un error, pues deberíamos decir “azulejar”, según la RAE, que es la palabra que se refiere a la acción de revestir de azulejos un muro. Entonces ¿de dónde viene la palabra alicatar? Alicatar quiere decir cortar azulejos para darles una forma conveniente. Pero sigue sin resolvernos la duda: ¿por qué “alicatar”?
Paseando (al fin) por el impresionante Real Alcázar de Sevilla (una maravillosa obra de arte en muchos sentidos), un simpático encargado de seguridad se me acerca cuando enfoco mi cámara a escasos centímetros de una pared laboriosamente decorada con azulejos. Esta fotografía iba a tener un destino claro: mi serie “Las partes de un todo”. Pero merece una historia y un protagonismo mayores: dicho guarda de seguridad, como comentaba, ante mi asombro por la meticulosidad de la composición realizada siglos atrás, me explicó que los árabes realizaban estos trabajos con infinita paciencia, cortando uno a uno los azulejos  hasta conseguir la forma deseada y encajarla con el resto; cada pequeña parte ha sido trabajada a mano; cada estrella, cada esquina, cada triángulo… No salgo de mi asombro. Y, entonces, sin quererlo, me da la solución a nuestra pregunta sobre el verbo “alicatar”: “Usaban alicates para cortar los azulejos”, me asegura. La palabra alicate proviene del término árabe “al-laqqat”, que significa tenaza.

Una vez más está comprobado que escuchar enriquece más que hablar.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.