Maldita preciosa postal

Odio cuando me dicen: “Esta foto es de postal”. No hay peor insulto para un fotógrafo, con todos mis respetos a los fabricantes de recuerdos bidimensionales. Una postal es una imagen comercial, sin ninguna pretensión artística, tan típica y tópica sobre algún lugar, algún monumento, algún paisaje que no entraña habilidad alguna. Simplemente apretar el botón y hacer un plano general esperando que sea el lugar, el monumento o el paisaje el que haga todo el “trabajo”. Sí, eso mismo es lo que hacemos los fotógrafos en ocasiones cuando documentamos. Pero es en la fotografía de autor donde se desmarcan los verdaderos cazadores de imágenes, aquellos que encuentran obras de arte donde aparentemente no hay nada, de los que simplemente “tiran” fotos delante de algo bonito sin ningún tipo de esfuerzo creativo. Por eso, aunque en realidad tuve mucha paciencia para esperar a que el pavo dichoso posara para mí donde yo quería, y acabé con agujetas al disparar y disparar de cuclillas durante un cuarto de hora…

…Odio esta maldita preciosa postal.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.