Sinsentido (1)

Las horas en el tejado buscando cometas, las carreras en bicicleta, los estúpidos libros devorados en la oscuridad de la madrugada, la radio sonando en la cama, mis fotografías en tu cartera, todas las revistas carcomidas por el tiempo, la mágica soledad de mi refugio en invierno, el agua de mis lagunas, todas las derrotas y las infructuosas luchas, las sombras en la pared del sótano, las cintas VHS y los casetes perdidos, la chimenea en navidad, los paseos por la ciudad, el calor de la capital, Palacio y sus jardines, la música que torpe toqué en mi teclado, las miles de letras escritas en ningún lado, los escenarios de los conciertos que me inventé, los premios que fueron y el futuro que no es, aquellos pósteres colgando en mi habitación, las mesas de la redacción, el olor de los periódicos recién traídos de la imprenta, mi rodilla rota y mi alma tonta, los abrazos que me apetece y no me atrevo a dar, las carreras de coches y los discos de Mike Oldfield, mi sedentaria vida y mi teléfono móvil,  todas las fotos que colman mis blogscreerme lo que no soy, el cemento hoy resquebrajado del camino que recorrí una y otra vez siendo niño…

Todo carece de sentido, como el aire que sale de mis pulmones y lo contamina todo sin permiso.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.