Retrospectiva

Si te he fallado, si las expectativas no se cumplieron, si los ánimos se olvidaron en el bolsillo, si tu confianza se quedó huérfana, si te decepcioné, si no me lo perdonas, si este proyecto se abortó, si desisto y me rindo, si acepto mi estupidez… 

Te recuerdo lleno de esperanzas para el futuro. Te recuerdo ilusionado, pensando qué proezas sería capaz de lograr por méritos propios. Te recuerdo escribiéndome mensajes que atravesarían el tiempo, que hoy llegan amarillentos como alfileres clavándose entre los dedos. Te recuerdo corriendo libre por los cerros, bañándote desnudo en el río sin complejos. Te recuerdo mirar el cielo estrellado en las noches de verano y pensar que algún día cogeríamos alguna de esas estrellas con las manos. Te recuerdo escuchando en tu cuarto extrañas canciones que nadie entendía, leyendo al mismo tiempo libros prohibidos y olvidados. Te recuerdo atravesar los caminos con tu bicicleta rota, levantando una polvareda de adrenalina por la orilla del río, descubriendo cascadas y manantiales, cuevas y enjambres. Te recuerdo diciéndome que creías en mí, que yo era diferente, que algún día nos encontraríamos: tú, con tu bicicleta rota; yo, con mis estrellas inalcanzables.  Pero soy el mejor incumpliendo promesas; a estas alturas ya lo sabes.

…me convertiré en un río negro que desemboca en la vieja laguna, tan profunda que nunca nadie verá su verdadero fondo. 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.