Meta

Hace dos semanas crucé la línea de meta. Ojalá pudiera volver a tomar la salida. Las oportunidades se presentan sólo una vez en la vida, pero necesito una segunda carrera. Es verdad lo que me dijeron: la radio crea “gusanillo”. ¿Cómo es posible que ese “gusano” haya crecido tan dentro de mí que no pueda pensar en otra cosa? Como un piloto tras una dura prueba, sólo siento que podría haber sido mejor, más eficiente, más competitivo. Pero ¿quién da una segunda oportunidad? Sólo espero poder tener la suerte de agarrar aquel micrófono una vez más. Sólo una vez más. Para poder marcar mi propia vuelta rápida y resarcirme de mí mismo. Hoy darán de nuevo la salida, pero yo estaré en casa. Sé que ver otra carrera desde el banquillo nunca será igual. Y si no vuelvo al ruedo, sentiré que dejé pasar la gran oportunidad de mi vida.

Y quizá ya nada tenga sentido.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.