Lo que ocurra primero

Luces del norte. Luces de la noche. Luces que juegan con el aire, con protones y electrones solares que danzan acompasados por nuestros polos. Luces esquivas, mágicas, místicas, míticas… Pero luces lejanas que jamás veré. Y me conformo con la lluvia de colores que me brinda esta lluvia de mayo. Me conformo con el sol atravesando los cristales líquidos que caen de ningún lado. Y me advierten que ni nada es lo que parece ni jamás recordaré algo que no he olvidado. Por eso te espero aquí sentado, a un peñasco solitario encaramado, pensando si realmente te fuiste de mi vida o permaneces a mi lado. Y cuando reine la noche seguiré cavilando, quizá despierto, quizá soñando, que si el mundo respira luz, no seré yo quien apague tu legado.

“Nos vemos mañana, o a la luz de la Luna. Lo que ocurra primero.” De un amigo inventado.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.