Buscando mi lugar

Sed de asfalto. Hambre de kilómetros. Mono de carretera. Ganas de comerse puentes, cruces, cunetas y atardeceres. Buscar en otras tierras, en otras culturas, en otros acentos, en otras ciudades… Patearse barrios, bares, aceras y riberas. Mezclarse con olores y colores, razas y procedencias, clases y religiones. Buscar un sitio, tu sitio, aunque sea sólo por un fin de semana. Y regresar con la mente cargada de libres pensamientos, desinfectada de racismo y prepotencia, enriquecida con la sabiduría del viajero que ya piensa en el próximo destino.

“El peligro es no encontrar jamás tu sitio y sentir que ya has llegado… sin salir.” Carlos Goñi.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.