Cuando el sol sonríe

Decenas de científicos y miles de personas (ocho mil, para ser exactos) han disfrutado de un espectáculo que este mortal no verá en su vida, por mucho que le pese: un eclipse de sol en la Isla de Pascua. Y eso que no las tenían todas consigo: las nubes jugaron con su paciencia hasta que, (¡Oh, milagro!) se abrieron para que pudieran degustar de este espectáculo natural gratuito. El eclipse fue total en algunas zonas del Pacífico prácticamente deshabitadas, aunque más de cien mil personas en Sudamérica no dudaron en elegir la danza estelar en vez del fútbol del mundial. Cámaras, trípodes, astrónomos, curiosos… Todos a la caza del juego eterno entre el Sol y la Luna. Y con toda nuestra parafernalia de expertos en todo e ignorantes de nada, es un niño de a penas 8 años quien mejor describió la magia de un momento del que no deberíamos indagar mucho, por aquello de no desvelar los secretos de los magos: “Ha sido como si el sol sonriera”. Bendita inocencia. Dicen los expertos que la enigmática Isla de Pascua y sus misteriosas figuras se van desplazando por el océano hacia las costas de Chile, cambiando mapas y zarandeando nuestra percepción errónea de que este mundo está quieto. Quizá un día se estrelle contra el continente. Todo esto me hace pensar que todos deberíamos valorar y disfrutar del lugar donde nos encontramos y de lo que tenemos al alncance de nuestra mano; quién sabe si alguien lejos de nuestra casa siente envidia por lo que nosotros, día a día, despreciamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s