Las vías del silencio

Todos los fantasmas que esperan en las grises vías muertas. Todos los recuerdos olvidados en el viejo andén desocupado. Todos los pernos oxidados por lluvias eternas de silencio. Cada rugido perdido en el eco de la distancia. Cada billete sin picar. Cada viaje sin destino ni sentido.
Lo que un día fue todo y hoy no es nada descansa a mis pies sobre marchitas vías muertas de un pasado inolvidable que poco a poco voy olvidando. Y, sin darme cuenta, me fundo entre las sombras de un atardecer convertido en recuerdo. Y recuerdo que yo mismo soy sólo un vestigio de lo que un día fui. Quizá deba sacar mi billete, por si llega el revisor y descubre que soy un polizón que, tarde o temprano, irá a parar aquí, a la misma vía, a la misma estación, tarareando una melodía sin letra ni canción.

Y mientras respiro, sé que muero. Sólo espero que cuando llegue ese fatídico día, al contrario que la vieja estación, alguien me mantenga en su recuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s