Cicatriz de otoño

De la primavera me quedé con tus flores salvajes, la suave caricia de tus pétalos recorriendo mi pequeño cuerpo, mimosa y juguetona, coqueta y traviesa, dejándote llevar por el aroma embriagador de lirios, rosas y jazmines.
Del verano que quedé con tu cálido aliento besándome lentamente los labios, la cairicia del sol tras atravesar un cielo limpio y despejado, estampándose contra dos cuerpos desnudos, aquella noche mágica salpicada de estrellas, aquella vía láctea pintada de secretos que sólo tú y yo guardamos, la promesa eterna de mirar la Luna por siempre como dos enamorados.
Del otoño me quedé con la cicatriz de amor que me grabaste con el filo de tus besos sobre mi piel marchita.
Y del invierno sólo recuerdo el frío aterrador de tu ausencia, esperando pusilánime la llegada de la primavera para volver a disfrutar del aroma de tu efímera existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s