Un mar de gotas

Hay un mar de gotas que cae sobre mí. Un mar de mil gotas; gotas frías, algunas calientes, otras gélidas, muy pocas agradables. Hay un mar de gotas que cae sobre mí que, poco a poco, se van fundiendo hasta convertirse en el río que me lleva. Habrá que luchar contracorriente o dejarse morir. Habrá que empaparse para poder sobrevivir. Habrá que nadar para volver a salir. Lástima que sólo sea una maldita hoja sin fuerza ni raíz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s